“Yolanda”, tía de las menores guatemaltecas Ashley y Valeria Sánchez, de 5 años y 11 meses, respectivamente, dijo a “Telemundo” y “Univisión” que no sabe nada de su hermana Daisy y que se enteró de que las niñas habían sido localizadas en un rancho de Texas por los medios de comunicación.

Según la tía de las niñas, que reside en Florida, Daisy, de 22 años, sus dos hijas y su marido, de nacionalidad hondureña, salieron de Guatemala en febrero pasado.

También lea: “La verdadera crisis migrante está en las comunidades de origen”: Unicef
 

El marido logró cruzar a EE. UU. en marzo y Daisy y las niñas fueron secuestradas en México por personas que las tenían encerradas en un cuarto, sin ropa y les daban latigazos.

Tras el pago del rescate, la madre y sus dos hijas fueron liberadas y se aproximaron a la frontera con Estados Unidos, pero policías mexicanos les quitaron todo el dinero que llevaban.

“Una vez sin dinero, andaba en la calle con las dos niñas y, desde esa vez, ya no supe más de ellas”, comentó Yolanda.

También lea: Traficantes abandonan a dos niñas guatemaltecas a orillas del Río Grande y Cancillería les brinda asistencia
 

El martes pasado se conoció que sus sobrinas y otras tres niñas de nacionalidad hondureña fueron detenidas tras ser localizadas cerca de la localidad de Normandía, a unos 300 kilómetros al suroeste de San Antonio, en el estado de Texas.

Ninguna de las menores, la mayor de las cuales tiene 7 años, necesitó atención médica, según el servicio de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense.

“Quisiera saber la razón o el motivo de dejar a mis sobrinas solas”, dijo llorando Yolanda.

La familia de Janet, madre de las otras dos niñas, Nashley, de 8 años, y Cristal, de 4, primas de las dos sobrinas de Yolanda, tampoco sabe de ella.

Miriam, madre de Janet y del esposo de Daisy, dijo a “Noticiero Univision” que su hija se fue de Honduras luego de que otro hermano fuera asesinado a manos de las pandillas.

También lea: De Guatemala a Florida: las familias separadas en la frontera sur de Estados Unidos afrontan una espera larga e incierta
 

“Me ha caído como un balde de agua fría, yo no estaba de acuerdo, yo no sé quién les ayudó, yo no sé qué estaba pasando”, aseguró Miriam, quien pidió que le devuelvan a su hija.

Los consulados de Guatemala y Honduras dijeron estar al tanto de los casos y en contacto con las familias. De la quinta niña solo se sabe que es hondureña.

El secretario de Seguridad Nacional de EE. UU., Alejandro Mayorkas, dijo el pasado viernes que la cantidad de migrantes no acompañados detenidos en la frontera había disminuido drásticamente después de haber registrado este año niveles récord en comparación con las últimas dos décadas.

Hasta el viernes, dijo Mayorkas, 700 niños estaban bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza en toda la frontera entre Estados Unidos y México, en comparación con un récord de casi seis mil en marzo.

La gran mayoría fueron ya transferidos al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), que tiene bajo su custodia a más de 20 mil menores migrantes antes de ser entregados a allegados o familias de acogida.