«Evidentemente no hay seriedad, ni un norte definido para combatir la pandemia», denunció el procurador de DD.HH.

El procurador para los Derechos Humanos (DD.HH) de Guatemala, Jordan Rodas Andrade, denunció este miércoles la discrecionalidad imperante en el proceso de inmunización contra la Covid-19 en el país, donde muchas vacunas están a punto de caducar.

 

«La discrecionalidad impera, primero vacunando a estudiantes y personal de la Universidad Francisco Marroquín, ahora vacunando a personas menores de 70 años y con vacunas a punto de vencer», alertó Rodas.

El titular de la Procuraduría para los DD.HH. confirmó el anuncio de la ministra de Salud, Amelia Flores, quien reconoció ante el Congreso que unas 321.600 dosis de la vacuna AstraZeneca vencerán en junio próximo.